Cuando creía que estaba fuera, me vuelven a meter dentro.

domingo, 14 de abril de 2013

Idea para artista callejero



Las estatuas humanas son, disculpen la redundancia, humanos que fingen ser estatuas. El éxito de este antiquísimo arte callejero es la capacidad del humano de mantenerse quieto como si fuese un objeto inerte. Mi idea da un giro de tuerca (de exactamente 180º grados) al concepto de estatua humana, un pequeño truquillo para ahorrar dinero y tiempo: estatuas que fingen ser humanos que fingen ser estatuas.

Y mientras usted está disfrutando de la comodidad de su casa, la estatua que finge ser humano que finge ser estatua está en la calle ganándose las monedas por usted. Lo único que debe hacer es volver al final de la jornada y recoger los beneficios.

Es peligroso, sin embargo, jugar con estos conceptos ya que se corre el riesgo de crear un bucle infinito en el que la estatua finge ser un humano que finge ser una estatua que finge ser un humano que finge ser una estatua, como la serpiente que se muerde la cola.

2 comentarios: