Cuando creía que estaba fuera, me vuelven a meter dentro.

sábado, 23 de marzo de 2013

Maniquíes




Los maniquíes son, en efecto, trozos de plástico inerte que posan en los escaparates de las tiendas de ropa, pero eso no quiere decir que siempre fuese así. De hecho, el origen de los maniquíes es de lo más tétrico.

Un maniquí no es más que una persona que ha encontrado la postura perfecta. Ese estado en el que la ropa y el cuerpo se fusionan en armonía, creando una nueva entidad indivisible. Un momento de perfección trágica, pues al encontrar la posición que mejor le sienta, es imposible cambiar de postura. ¿Quién se atrevería a volver a la mediocridad habiendo alcanzado la perfección, el absoluto?

Después de unos días, el sujeto muere y lo que queda del cuerpo se endurece como una costra. Es entonces cuando las tiendas de ropa rescatan el cadáver y lo exhiben públicamente.





1 comentario:

  1. Las modas cambian cada época, haciendo cambiar también la pose perfecta. Es por eso que hoy podemos ver maniquíes con posturas chocantes que no describiríamos en absoluto como armónicas.

    ResponderEliminar